Escudo de Torreón

Escudo de Torreón

martes, enero 10, 2012

Los Saldaña Contreras



San Miguel de Allende, Guanajuato.

Otra familia de viejos laguneros que en 1848 residían en la pequeña comunidad del Rancho de San Miguel, estaba formada por Maccedonio Saldaña, de 48 años, y su esposa Santiaga Contreras, de 40. En su hogar vivían también sus hijos Norberto, de 18 años; Merced, de 17; Eugenio, de 16; Inés, de 15; Nabor, de 12; Cesárea, de 10; Daniela, de 7; Ignacia, de 5; y Merced, de 2.

La partida de bautismo de José Inés Saldaña Contreras, hijo de este matrimonio, se conserva en la parroquia de Santiago de Mapimí, en Durango. Su fecha es del 30 de enero de 1832. Sus padres eran, naturalmente, los ya mencionados Maccedonio Saldaña y María de Santiago Contreras. En esta partida sacramental se mencionan a los abuelos del niño: por la línea paterna, Juan Pablo Saldaña y Catarina Ávila, y por la línea materna, Ignacio Contreras y Luciana Vázquez.

El matrimonio de Juan Pablo Saldaña y Catarina Ávila, lo localizamos en Mapimí, con la fecha del 7 de junio de 1795. Juan Pablo era “mestizo”, es decir, tenía sangre europea y americana, y era originario del Real de Santiago de Mapimí: era hijo de Juan Domingo Saldaña y de Petra Gertrudis de Olguín. Por su parte, la novia, Catarina Olguín, era “mulata libre”, es decir, tenía sangre europea y africana, y sus ascendientes africanos fueron traidos a Nueva España como esclavos; era originaria del Real de Nieves (Zacatecas) y era hija de Domingo Avila y María Antonia García.

Para remontarnos una generación más en la ascendencia de esta familia lagunera, buscamos y encontramos el matrimonio de Juan Domingo Saldaña y de Petra Gertrudis de Olguín. Se encuentra asentado en la catedral de Saltillo, el 21 de mayo de 1754. Al novio, Juan Domingo Saldaña, se le califica como “mestizo” originario de la villa de San Miguel el Grande (San Miguel de Allende, Guanajuato) vecino del pueblo de Santa María de las Parras desde hacía seis años (desde 1748) y vecino de Saltillo desde hacía seis meses, y era hijo de Diego Saldaña y de María Ifigenia Martínez. La novia, Petra “Rosalía” de Olguín, era “mestiza”, originaria del pueblo de Santa Elena del Río Grande (Zacatecas) y vecina del pueblo de Santa María de las Parras por ocho años, y de Saltillo, desde hacía seis meses. Era hija de Manuel e Olguín y de Ana Muñoz.

Ahora bien ¿Qué información nos aportan todos estos datos? ¿Qué conclusión podemos obtener a partir de ellos?

Nos llama la atención la mezcla de sangres que conformaron a los laguneros de la era colonial y del México Independiente: europea, americana (india), africana. De esas tres categorías, habría que identificar las etnias: españoles, indios y africanos de qué regiones, grupos, idiomas y culturas. Pero es evidente que La Laguna fue un crisol de razas y etnias desde la era colonial.

Esta historia genealógica y otras semejantes, nos muestran también que la Comarca Lagunera era objeto de una continua inmigración desde otras partes de la región o de la Nueva España. Los ascendientes de Maccedonio Saldaña venían de San Miguel el Grande, en Guanajuato, y de Zacatecas. Se establecieron la Nueva Vizcaya, primero en Parras, y luego en Saltillo, para llegar finalmente a La Laguna en Mapimí y al rancho de San Miguel. Sin duda sus descendientes viven entre nosotros, los laguneros del siglo XXI. Muchas personas buscaban mejorar sus condiciones de vida, y venían a la Comarca Lagunera con ese fin, exactamente como lo harían muchos extranjeros a finales del siglo XIX y principios del XX. La opulencia económica del País de La Laguna durante la era colonial, aún es poco conocida.

1 comentario:

Arturo Saldaña Limón dijo...

Hola tengo registro de 5 Generaciones de familia Saldaña Campista, provenientes de San Miguel de Allende
Andres Saldaña y Asencion Campista
Roberto Saldaña Campista y Delfina Garcia
Roberto Saldaña Garcia y Remedios Calzado
Roberto Saldaña Calzado

Tendran algún registro o algun documento donde se mencione algo