Escudo de Torreón

Escudo de Torreón

jueves, febrero 28, 2008

Rescatemos al Hotel Salvador






De acuerdo al reglamento vigente, apartado 4-C, el Cronista es “Protector del patrimonio histórico y cultural de la ciudad”. Por lo tanto, como Cronista Oficial de Torreón y bajo el título mencionado, se me faculta legalmente para indicar a las autoridades dónde existe peligro de daño o pérdida para nuestro legado histórico citadino.

El Hotel Salvador se encuentra ubicado en el centro histórico de Torreón, y es uno de los primeros grandes edificios que se construyeron en la Villa del Torreón, es decir, antes de nuestra población fuera erigida como ciudad.

Su estilo arquitectónico nos recuerda el “chateau” (como el de “Maisones” francés, con sus mansardas de pizarra (o de material similar). Lo ubicamos perfectamente en la arquitectura de la “Bella Época”, es decir, en el período anterior a la Primera Guerra Mundial. Se trata definitivamente de un estilo europeo característico de lo que fue el centro histórico de Torreón.

El Hotel Salvador, ubicado en Zaragoza e Hidalgo, se anunciaba en el Directorio Comercial e Industrial de La Laguna 1905-1906, y era propiedad del coronel Carlos González. Su edificio y servicios eran considerados de primer nivel, incluso por los visitantes extranjeros, cuyas anécdotas nos manifiestan que, al hospedarse en él, se sentían en Europa o en los Estados Unidos.

Así lo hizo Adolfo Dollero, italiano que hacia 1910 visitó Torreón con sus amigos Vaucresson y Bonetti, quien escribió “México al día” publicada en París (viuda de C. Bouret, 1911). La versión en castellano que usamos es la de “El Puente” revista de Historia y de Cultura de La Laguna. Septiembre-Octubre 1991. De ahí transcribimos lo siguiente:

“Nos alojamos en el Hotel Salvador, verdadero palacio digno de una gran ciudad y provisto de todas las comodidades modernas: luz eléctrica, timbres eléctricos, elevador hidráulico, en fin, todo el confort deseable. Nos parecía que nos habíamos transportado a Nueva York o a Chicago”.

“Tan pronto como acabamos nuestra comida luculiana, dimos una vuelta por la ciudad, en la cual hay muchos edificios bonitos. Ante todo el Hotel Salvador, varias instituciones bancarias, el Hospital, el Mercado y casas particulares y comerciales”.

Entre los inquilinos distinguidos de este hotel estaban el general Venustiano Carranza, y el magnate del algodón, Rafael Arocena, a quien las fuerzas villistas mantuvieron secuestrado ahí, hasta que pagó el rescate que le impusieron.

Durante muchos años, los bajos del hotel estuvieron ocupados por la negociación “El Puerto de Liverpool. Ropa y Novedades”. En 1925, funcionó en este hotel lo que quizá fue el primer “café cantante” de Torreón.

En la actualidad, los bajos del hotel se encuentran ocupados por diversas negociaciones que están rompiendo los criterios de unidad que el inmueble debería mantener como patrimonio cultural. Por este medio solicitamos a las autoridades municipales que por ningún motivo permitan que este hermoso edificio, tal vez el más representativo del viejo Torreón (el edificio Arocena data de la década de los veintes) sea maltratado o sufra menoscabo en su integridad física o arquitectónica.

2 comentarios:

Paul Arturo Valadez de la Cruz dijo...

Mi padre es de la comarca lagunera y pase por este hotel varias veces, por el desconocimiento en mi niñez de tanta majestuosidad nunca puse tanta atención en el mismo, pero ahora me pregunto: que ha pasado con este hotel?, se le ayudo a su restauración? o lo dejaron morir nuestros malos políticos que solo piensan en el beneficio personal y no en el de toda la población a la cual deben procurar?

Dr. Sergio Antonio Corona Páez dijo...

Lamentablemente, sigue esperando su rescate.